Racing y Colon finalistas; El miedo a perder y la intrepidez de un chico

0
6

El fútbol argentino está atravesando una grave crisis en la competencia nacional. Todos los partidos, claro que, a excepción de algunos, muy pocos, son iguales. En la definición de la Liga Profesional cinco de seis partidos se definieron desde el punto del penal. No es por una paridad de niveles de juego, es por el miedo a perder.

En el partido de Racing Club – Boca Juniors, los de la Academia se metieron atrás, se abroquelaron en su campo de juego y le dejaron la iniciativa al Xeneixe que tuvo un alto porcentaje de posesión de pelota, pero en su propio campo de juego. El equipo de Russo careció de ideas, es cierto, pero no arriesgó nunca, esperó con paciencia el error del rival y alguna pincelada de sus figuras y nada más. Muy pobre el ofrecimiento de Boca Juniors, no solo en este partido sino en los anteriores. Con esa forma de jugar no gusta y no gana, de esa manera no llegará a ningún lado. Si clasificó a los Octavos de Final de la Libertadores es porque tuvo la suerte de encontrarse con dos equipos peores que Boca; Santos y The Strongest. Si llegó a semifinales es porque se cruzó con un River Plate totalmente diezmado por el covid. Por el Racing Club, los dirigidos por Pizzi no ofrece demasiado, no juega, deja la responsabilidad al rival. La idea de tener jugadores que corren más de lo que juegan y preferir velocidad antes que la técnica es un error que está viéndose en forma continua en todas las divisiones.

Gracias a Dios que existen excepciones; Independiente – Colón de Santa Fe mostraron algo muy diferente a los demás encuentros no solo de la definición sino en la Fase de Grupos. Los dos quisieron ganar imponiéndose al rival con su forma de juego, sin renunciar nunca a sus ideas. Fue el mejor partido y atrapó a quienes aman el fútbol. Independiente fue fiel a su historia, pensando siempre en el arco contrario con buen trato de balón y despliegue de entrega. Colón fue el que salió a faltarle el respeto a un grande porque se propuso de jugarlo de igual a igual. Sin mezquindades, sin temores, fue al frente y logró un resultado que le catapulta a la final de la definición de un torneo. El Pulga Rodríguez marcó diferencia porque juega libre, su técnico no lo compromete con la marca, con la responsabilidad de defender primero y atacar después. Está libre dentro de la cancha y es por eso que le fluye todas sus fantasías. El fútbol agradecido por la existencia de un creador y un soñador, no tiene limitaciones externas para demostrar su juego porque quién dirige a Colón no tiene miedo a perder tal vez porque es intrépido o porque realmente sabe que yendo al frente va a ganar más veces de la que va a perder. El miedo paraliza. El coraje despliega todas las ideas; defienden quienes tienen que defender y crean fútbol quienes deben hacerlo. Felicidades Domínguez.

Semifinal:

Lunes 31 de mayo:

Racing Club 0 (4) (Matías Rojas, Melgarejo, Chancalay y Enzo Copetti – el remate de Fabricio Domínguez fue atajado por Rossi) Boca Juniors 0 (2) (Sebastián Villa y Cristian Pavón – el disparo de Carlos Tévez dio en el travesaño y el remate de Diego González fue atajado por Chila Gómez)

-Independiente 0 Colón de Santa Fe 2 (Miguel Ángel “Pulga” Rodríguez y Santiago Pierotti)

Comentários no Facebook