Chaco Petrolero, un histórico del fútbol boliviano, en el 2.021 buscará llegar a la Liga Profesional

0
54

Carlos Leoncio Chipana Lázaro, Gerente General de Chaco Petrolero de la ciudad de El Alto, Bolivia, en comunicación con razondeportiva.com.ar habló de diversos temas tales como la actualidad del fútbol boliviano, del proyecto que tiene para el club que comanda y que empezó hace dos años, la posibilidad de existencia de una segunda división a nivel nacional en Bolivia, la Copa Simón Bolívar y otros temas que atañen no solo a la primera división sino al fútbol de ascenso de ese país. Chaco Petrolero fue fundado el 9 de abril de 1936, fue campeón nacional boliviano en 1970 y subcampeón en 1971, posiciones que le llevaron a participar en la Copa Libertadores de América en 2 oportunidades.

En estos momentos existe una gran incertidumbre por el comienzo de la Liga Profesional, pactada en un principio para el 10 de marzo, pero por cuestiones inherentes a la televisión se desconoce fehacientemente si iniciará esa fecha. Esta situación “nos perjudica porque nosotros vamos a recibir un porcentaje de la televisión y porque los campeonatos de las federaciones locales se retrasan” indica el dirigente Carlos Chipana, oriundo de Oruro, por lo cual sus sentimientos futboleros están ligados a San José, club en permanente conflicto en los últimos tiempos. Al referirse del club de cual es hincha expresó que “me apena mucho lo que está sucediendo con San José, creo que no existen personas serias que puedan hacerse cargo del club. Espero que pronto salga de esa terrible situación”.

Sobre versiones del armado de una competencia de segunda división nacional, similar a la B Nacional en Argentina, confió que “creo que se charló entre algunos dirigentes, pero nada a nivel oficial. A muchos nos gustaría que se organice una competencia de segunda división como todos los países sudamericanos lo tienen. Sería muy beneficioso para el fútbol boliviano”.

Si de beneficios se habla, la actual dirigencia de la Federación Boliviana de Fútbol impulsó la competencia promocional sub-21 con la participación de todos los equipos de primera división y ese paso hacia adelante genera opiniones: “esa decisión es muy acertada porque en La Paz y en otros puntos del país existen juveniles que juegan muy bien y no tienen la oportunidad para mostrarse. Esta competencia será ideal para el crecimiento de los juveniles que actualmente no tienen espacios en la Liga y por ello terminan jugando en los campeonatos de los barrios o para algunas empresas por lo cual se quedan en esos lugares porque no pueden avanzar” afirmó Chipana.

Los clubes bolivianos antes de la competencia oficial juegan amistosos con equipos de otros países, pero no con los de primera división sino con clubes de categorías menores o directamente combinados. Esa realidad no permite conocer cuál es el real nivel de juego de los clubes bolivianos. Al respectó opinó que “tenemos que cambiar las formas de realizar las pretemporadas. Creo que se debe probar con equipos de un buen nivel para tener una evaluación exacta. Nosotros, Chaco Petrolero, cuando nos preparamos para la Copa Simón Bolívar jugamos con equipos de la Liga tales como Always Ready y el Bolívar. Realmente hemos medido nuestro nivel”.

Chaco Petrolero participó en la última edición de la Copa Simón Bolívar y fue eliminado por el ascendido Independiente Petrolero de Sucre. Recordó que “una de las razones de no alcanzar el objetivo fue las lesiones que sufrieron tres jugadores importantes y dos expulsiones que perjudicaron al equipo justamente frente a Independiente, que se armó muy bien. Si nosotros hubiéramos superado a Independiente apuesto a que Chaco Petrolero en este momento estaba en la Liga Profesional. Nos encontramos con el mejor equipo de la competencia muy temprano y no tuvimos la suerte de avanzar. Este año tenemos otra oportunidad para llegar a la Copa Simón Bolívar y luchar por el ascenso”.

En cuanto a la infraestructura de Chaco Petrolero afirmó que “este club es muy grande, tiene mucha historia, jugó Copa Libertadores, fue campeón del fútbol boliviano, tuvo un gran jugador como Ovidio Mesa, pero cuando yo lo tomé Chaco Petrolero estaba en el ascenso de la liga de La Paz a punto de desaparecer. Entonces armamos un proyecto, lo compramos y en dos años lo subimos a la Primera A y clasificamos a la Copa Simón Bolívar. Ahora estamos en la compra de un terreno en la ciudad de El Alto para construir un campo de alto rendimiento. Eso es a mediano plazo. Queremos construir en El Alto por el cariño que tiene la gente de ese lugar con el club y porque yo trabajo hace 20 años por lo cual conozco a los habitantes y a la ciudad que a pesar de ser nueva es muy linda. El Alto tiene una gran población”.

Añadió que “en estos dos o tres años mucha gente acompañó al equipo en el torneo local de la Asociación, ha crecido la cantidad de hinchas y en gratitud a ellos Chaco Petrolero se quedará en esta ciudad.  En la Copa Simón Bolívar tuvimos más gente y en una oportunidad un abuelo se acercó y me afirmó que él es hincha de Chaco Petrolero y que ahora sus hijos, sobrinos y nietos son hinchas de este club. Eso es maravilloso. Por otra parte, quiero remarcar que los dirigentes somos pasajeros, mientras que las instituciones son eternas”.

Por último, expuso que “por historia, por cantidad hinchas este club merece estar en la Liga Profesional. Este año vamos en búsqueda de ese objetivo. En la anterior Copa Simón Bolívar hemos utilizado una plantilla de 35 jugadores, entre juveniles y experimentados, y algunas jóvenes promesas se fueron a jugar a clubes de la Liga Profesional. En el plantel tenemos extranjeros, dos colombianos y un chileno”.

Al despedirse agradeció a la gente que los apoya en la ciudad de El Alto, a los hinchas que se encuentran en diferentes puntos de Bolivia y en otros países sudamericanos, a la casa que les brinda la vestimenta; Riquelme Sport y las empresas que apoyan.

Comentários no Facebook