Eliminación con sensación a injusticia

0
115

Las Palmas de Córdoba Capital fue eliminado del Torneo Regional al caer derrotado por 3 a 0 con Sarmiento de La Banda. La sensación a injusticia se dio porque el árbitro fue muy complaciente con los jugadores locales, hasta llegó a cobrar algunas faltas que le pedían, mientras que con los cordobeses fue rigido, implacable. Nunca les escuchó una protesta. Duele perder de esta manera. Los goles del partido fueron anotados por Sergio Salto (5’PT), Guillermo Guzmán de penal (48’PT) y Nahuel Speck (50’ST).

En la primera parte cuando Las Palmas estaba mentalmente metido en el partido, no hubo diferencias notables entre ambos equipos. Alternaron el dominio del juego. Sarmiento abrió el marcador y Las Palmas fue en busca del empate, hasta llegó a pegar una pelota en el travesaño por un disparo de Bustos. Pudo haber sido el empate, aunque no se debe olvidar que el local empujado por sus hinchas fue al ataque y una pelota dio en el palo. Era ataque por ataque. cualquiera podía anotar.

Olave en el banco protestaba porque ante la duda siempre cobraban en contra de su equipo, por ejemplo cuando la pelota se iba hacia el lateral y ni hablar de la cantidad de posiciones aelantadas. Cerca del final del primer tiempo cuando el árbitro, Guido Medina, sancionó penal a favor de Sarmiento por mano de un defensor dentro del área, los ánimos subieron de temperatura porque por insultos se fueron expulsados ambos técnicos; Martel del local y Olave en la visita. Hubo tumulto, corridas, ingresó la policía. El técnico de Las Palmas tuvo que ser exigido abandonar el campo de juego. En ese instante se terminó todas las ilusiones de remontar el marcador.

En el segundo tiempo los ánimos se aplacaron. El ritmo de juego también. Las Palmas jugó, pero ya no fue el equipo que llegó a la final de la Región Centro. Sarmiento mantuvo la pelota lejos de su arco y no pasó casi nada cerca de las áreas a excepción del gol al final del partido, que para muchos fue en clara posición adelantada. Todos saben que se puede perder, pero duele demasiado cuando el árbitro es localista. Es entonces cuando se sobresale la sensación de injusticia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí